8 curiosidades sobre el Taj Mahal que desconocías

Viajar a India y visitar el Taj Mahal es una experiencia que todo el mundo debería vivir. Y es que este palacio, situado en Agra, antigua capital del extinto Imperio Mongol, está rodeado de un aura de misterio e intriga, así como de aromas a sándalo e incienso, que lo convierten en uno de los templos más fascinantes del mundo.

 

Viajar a India - Taj Mahal

 

Por eso, no es de extrañar que alrededor del Taj Mahal, considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno desde el 7 de julio del 2007, circulen numerosas leyendas y curiosidades.

Dos versiones sobre su construcción

La versión oficial cuenta que el Taj Mahal se construyó con un propósito romántico. El emperador Shah Jahan, que gobernó entre los años 1627 y 1658 (quinto emperador de la dinastía Mongol), ordenó construir este edificio en honor a su esposa preferida, Mumtaz Mahal, quien había fallecido dando a luz, de ahí el nombre del edificio que significa “corona del palacio”.

Erguido como un símbolo del amor más allá de la muerte, en el Taj Mahal descansan los restos mortales de los dos amantes, concretamente en una sala octogonal con una cúpula de 24 metros de altura.

Shah Jahan estuvo encerrado en prisión por órdenes de su hijo hasta que murió, pero dicen que desde su celda se veía el Taj Mahal, por lo que pasó sus últimos días admirando la belleza del mausoleo que había construido para su querida esposa.

Sin duda, esta versión cautiva a quien la lea, sin embargo, hay otras fuentes que indican que el palacio pudo ser construido en homenaje al dios Shiva y que toda esta historia romántica no sería más que una farsa para darle un poco de emoción al origen del edificio.

Su mármol refleja más de 10 colores diferentes

Además de recorrer sus estancias y jardines, tienes que reservar un tiempo de tu visita al Taj Mahal para observar sus colores. Siéntate tranquilamente enfrente de esta joya arquitectónica y juega a descubrir las diferentes tonalidades que parece reflejar el mármol con el que se construyó.

Sus colores van cambiando en función de la intensidad del sol y de la hora del día, pasando de tonos rosados durante el amanecer hasta un dorado intenso en el atardecer. Y dicen que hasta de noche se pueden distinguir los colores en la fachada del Taj Mahal, sobre todo en las noches de luna llena, cuando luce un blanco inmaculado.

A algunos de los trabajadores que participaron en su construcción les cortaron la mano

En la construcción del mausoleo, que duró veintidós años, participaron más de 20 mil trabajadores y 1000 elefantes que trabajaban de día y de noche para poder terminar esta obra que se calcula que tuvo un coste de alrededor de 32 millones de rupias.

Pero lo más curioso es que las leyendas afirman que las autoridades cortaron las manos de algunos de los trabajadores cuando terminaron de construir el edificio, en 1654, para que no pudieran diseñar un monumento que le pudiese hacer sombra al gran Taj Mahal.

Estuvo a punto de demolerse

Tal y como lo lees. A principios del siglo XIX el gobierno inglés quiso demoler el Taj Mahal para subastar su mármol en Londres y sacar dinero para pagar sus numerosas deudas. Afortunadamente, cuando ya estaban a punto de empezar la demolición, se echaron atrás y decidieron mantener el edificio. De haberse optado por la demolición, hubiera sido una gran pérdida para la humanidad.

Sólo hay un elemento asimétrico

Si por algo se caracteriza el Taj Mahal es por su simetría. En la antigüedad, la simetría era entendida como un símbolo de poder y majestuosidad, por eso el Taj Mahal se construyó perpendicularmente al río Yamuna, mostrando todos sus componentes con una alta precisión.

El único elemento asimetrico que posee, y que hace que se rompa toda esta armonía, es el sepulcro del emperador, que es más grande que el de su esposa. Esto se debe a que en la cultura mongol la tumba del hombre debía ser de mayor tamaño que la de la mujer. Además, el sepulcro fue construido mucho tiempo después, lo que también contribuyó a romper la simetría imperante.

Posee más de 30 tipos de piedras preciosas y semipreciosas

Más de dos millones de turistas deciden viajar a India cada año para poder visitar este complejo arquitectónico que, a pesar de ser considerado como la mejor representación de la arquitectura de la dinastía mongol, hace gala también de elementos de otras corrientes como la persa, a través de los mosaicos, o del arte islámico con sus minaretes y su espectacular mezquita.

En las paredes del Taj Mahal hay miles de piedras preciosas, pudiéndose apreciar 30 tipos diferentes: ágata, turquesa, lapislázuli, coral, ónix, jade, etc… Estas piedras se exportaron de otros países y se incrustaron en el mármol diseñando motivos florales o geométricos que enamoran a los sentidos.

La entrada incluye una botella de agua y pantuflas de tela

Al comprar tu entrada para el Taj Mahal, te darán también una botella de agua y unas pantuflas de tela por el mismo precio. La botella de agua es para hacer frente a las elevadas temperaturas de Agra, sobre todo durante el verano, mientras que las pantuflas son para poder entrar al recinto ya que es obligatorio descalzarse.

Estas son solo algunas de las curiosidades que rodean al Taj Mahal, pero sí de verdad quieres conocer todos sus secretos y las historias que albergan sus paredes, lo mejor que puedes hacer es preparar las maletas para viajar a India. ¡No te arrepentirás!

sildavia
93 540 59 21
618 10 81 47
Pide presupuesto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies